Menú Principal
24 de enero de 2021

Presidente Piñera promulga ley que sanciona como delito el uso, venta y fabricación de fuegos artificiales

La medida cobra especial relevancia por el uso ilegal que se la ha dado a estos instrumentos como método para intimidar a la población por parte de bandas criminales.

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto al ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Delgado; y el de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín; los alcaldes de Maipú, Kathy Barriga; Peñalolén, Carolina Leitao; Renca, Claudio Castro;  y La Florida, Rodolfo Cárter; promulgó este domingo de manera telemática la ley que sanciona como delito el uso, venta y fabricación de fuegos artificiales.

Para esto, la iniciativa modifica la ley de control de armas, que actualmente sanciona como falta, con pena de multa, estas acciones, estableciendo ahora como delito, con penas de presidio, el uso, venta y fabricación de fuegos artificiales y a quien dispare armas de fuego, cohetes, petardos u otros proyectiles.

Así, la ley permitirá sancionar más severamente, con cárcel y multas, los disparos injustificados de armas de fuego.

“Debemos combatir con toda la voluntad del mundo y con toda la fuerza de la ley, la cultura de la droga, la violencia, las balas locas, los vicios y el terror”, sostuvo el Presidente en una ceremonia telemática.

“¿Cuál es el desafío? Que esta ley por sí misma, por supuesto, no va a solucionar todos los problemas de seguridad, pero es una herramienta, un instrumento más para que entre todos y fundamentalmente las policías puedan hacer un trabajo en los territorios”, expresó el ministro Delgado.

Además, el titular de Interior y Seguridad Pública recordó la Agenda de Seguridad que avanza en el Congreso: “hay una agenda legislativa en materia de seguridad que sigue avanzando y que debe ser complementaria a la promulgación de esta ley”.

Modificación a la ley de control de armas

La nueva ley sanciona con mayor gravedad los delitos cuando, además, perturban gravemente la tranquilidad pública o infunden temor en la población. Las penas de presidio por estas conductas delictivas serán de 3, 5 y hasta 10 años de cárcel.

La medida cobra especial relevancia por el uso ilegal que se la ha dado a estos instrumentos como método para intimidar a la población por parte de bandas criminales.

La ley se suma a una serie de otras iniciativas impulsadas por el Gobierno para combatir la delincuencia y resguardar el orden público, como el proyecto de ley de control de armas, de combate al narcotráfico y la reciente ingresada iniciativa contra el crimen organizado.

En la actividad también estuvieron presentes los subsecretarios de Prevención del Delito, Katherine Martorell, y del Interior, Juan Francisco Galli, además de alcaldes, y los padres de Baltazar, un niño recién nacido que fue víctima de un disparo al aire en 2019.